La Fundación Eto’o y La Masía

Samuel Eto’o aún sigue en activo en la liga turca, pero donde mayor impacto consiguió fue en su etapa en el FC Barcelona, del 2004 al 2009, coincidiendo con la época dorada del club azulgrana. No solo triunfó sobre el terreno de juego, sino que aprovechó para crear una Fundación donde aunar el trabajo humanitario y el fútbol, dando oportunidades a niños africanos para que cumplieran su sueño, alejándolos de tentaciones como mr videos porno gratis xxx, la delincuencia o las drogas.

La tentación de caer en la grabación de v porno gratis xxx es muy grande para la gente sin recursos y proporcionar alternativas de calidad a estos niños es una buena manera de que tengan un futuro más brillante. No cabe duda de que casa a la perfección con la filosofía de la cantera del Barça.

La cantera del Barça, un modelo a seguir

El día 20 de octubre el Centro de Formación Oriol Tort, La Masía, cumplirá 37 años, 5 desde que se trasladó a la Ciutat Deportiva y abandonó la emblemática masía de Can Planes, ubicada junto al Camp Nou. El aniversario llega en un momento difícil, cuando todavía colea la sanción que la FIFA impuso al Barça en 2014 por el fichaje de menores. El holandés Bobby Adekanye, uno de los afectados por la sanción, decidió marchar por voluntad propia hacia el Reino Unido y fichar por el Liverpool. El camerunés Patrice Sousia, en cambio, fue obligado el 31 de agosto a dejar el Barça y abandonar el que había sido casa suya durante tres años. Tres chicos más que estaban en régimen de media pensión -Bien Lederman, Takefusa Kubo y Fode Fofana- también tuvieron que poner punto final a su etapa a La Masía.

Desde que el 2 de abril del 2014 el Barça hizo oficial que lo habían sancionado para incumplir la normativa de la FIFA, La Masía ha estado en el centro del debate. Aún así, la vida en la Ciutat Deportiva ha seguido adelante, rehuyendo un ruido exterior que podría afectar los residentes, pero sin poder evitar que la calma habitual haya sido rota por situaciones como las que ha sufrido Sousia.

Cambio de modelo obligado

El que en todo caso parece claro es que la sanción de la FIFA servirá para cambiar el modelo de fútbol base. Ya no podrán llegar tantos jugadores extranjeros, cosa que era posible porque el Barça se saltaba la normativa (tienen que tener 16 años los comunitarios y 18 los del resto del mundo). Se volverá a mirar el mercado más próximo, es decir, sobre todo los futbolistas catalanes y los del resto de España. Es un regreso a los orígenes, al que hacía La Masía hasta que a principios de milenio, sobre todo a raíz del acuerdo con la Fundación Eto’o, proliferaron los jugadores extranjeros: georgians, rusos, americanos, senegaleses, cameruneses, coreanos… La Masía ha acogido gente de todo el mundo, y ahora esta tendencia, por voluntad y por imperativo, se invertirá. Durante los últimos años la proporción era un tercio de catalanes, un tercio del resto de España y un tercio del resto del mundo. Ahora ya son 29, 28 y 19, una proporción que ya va a la baja en cuanto a los que provienen de fuera del Estado, y en el futuro todavía se hará más evidente esta tendencia.

Al margen del impacto emocional que ha supuesto la marcha de algunos compañeros, la situación actual también requiere esfuerzos importantes a nivel psicológico. No preocupa tanto el estado anímico de los chicos que todavía no pueden jugar por la prohibición de la FIFA, como la gestión de los que ahora disponen de más participación porque a los equipos los falta gente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *